La reinvención de la moda debido al Covid-19
Escrito por Paola Cid

Desde que comenzó el brote de coronavirus en China a fines de 2019, su impacto se ha sentido en todo el sector textil a nivel mundial, al ser un servicio no esencial, fue uno de los primeros en recibir el golpe de la pandemia.  Las marcas se vieron obligadas a cerrar tiendas, y a reinventarse, tanto en su forma de impulsar la venta, como en la manera de comunicar y hacer sus campañas. La industria de la moda tal como la conocíamos ya no existe.

Con el Covid-19 y todo lo que ha conllevado, las prioridades de las personas han cambiado drásticamente, lo que golpeó a los retails, que además de tener que sortear los impactos de los problemas de las cadenas de suministro, se enfrentaron a este cambio de mentalidad a nivel mundial en el que comprar lo que es tendencia en moda, dejó de ser parte del presupuesto de las personas en general.

La primera reacción que vimos en las marcas fue potenciar sus e-commerce o lanzar sus plataformas de ventas en línea, en el caso de los que no las tuvieran. Asimismo, debieron reforzar su cadena de despacho y la logística de los cambios. Esto porque era la forma de sobrevivir ante el hecho de tener gran parte, sino todas, sus tiendas físicas cerradas y sin claridad de fechas de apertura. Dentro de esta misma estrategia vimos como las empresas de moda utilizaron sus redes sociales más que nunca, no solo para vender si no que para reafirmar sus valores y acercarse al consumidor.

Otro de los grandes desafíos para la industria de la moda originados por el Covid-19, fue buscar la manera de lograr hacer campañas de moda, con distancia social y en cuarentena. La respuesta fue hacer publicidades en las que grandes fotógrafos fotografiaran a top models, pero a través de videollamadas, ya sea desde el celular o desde computador. Una de las primeras fue Cindy Crawford que fue retratada por Kat Irlin, “There’s a first time for everything! FaceTime photoshoot with @kat_in_nyc. Fashion and photography are going to be different for a while, but that doesn’t mean we need to stop being creative”, posteo la modelo en su Instagram. En cuanto a marcas, adidas Originals, hizo lo mismo para su campaña mundial de su modelo ZX

 

View this post on Instagram

 

A post shared by adidas Chile (@adidascl)

La evolución también se vio en el aumento de usos de modelos virtuales, colaboraciones o proyectos enfocados solo en redes sociales. Sin ir más allá, todas las semanas de la moda se cancelaron, pospusieron o volvieron virtuales, obligando a directores creativos y diseñadores a explorar alternativas que tengan un elemento diferenciador y destaque a su marca sobre la otra en estos eventos en línea.  Un claro ejemplo fue la plataforma que lanzó Vogue España para la semana de la moda de primavera/verano en septiembre del 2020, el Fashion Night In. Un evento digital donde el gaming se tomó la estética del evento, contando con juegos, conciertos y, por supuesto, los desfiles de los diseñadores españoles. 

Sin embargo, no todo es malo, una de las grandes consecuencias de la pandemia y del cambio de mentalidad experimentado es que cada día vemos más empresas migrando sus estrategias hacia la inclusión, diversidad y sostenibilidad. Esto porque una de las enseñanzas más grandes de la pandemia, es la importancia de la conexión entre personas, y de que el consumidor valora una marca que tiene propósito y empatía por el mundo.